Pablos de Segovia: entre insumisión y adaptación