Sobre la dificultad en determinar la causa de muerte en base al esqueleto