El papel de la traducción en la canonización del cómic: el caso de El Eternauta